Hogar de jesus Caminante

Por amor de los Caminantes no callaré.
Por amor del Señor de los Caminantes, no descansaré
Hasta que rompa la aurora de su JUSTICIA como nuevo amanecer en nuestra tierra.
Su luz aclara nuestras pupilas y mueve nuestros corazones para buscar y descubrir senderos seguros para cuantos caminan al margen de una sociedad durmiente.
¡Bienvenidos a los despiertos!
Bienvenidos cuantos nos frotamos los párpados para remover las legañas de la indiferencia, al calor del encuentro cara a cara con los Caminantes. Ellos viven entre nosotros.
Es con ellos como somos capaces de acompasar nuevos ritmos que tonifiquen nuestra vida y nuestro entorno. Y encender nuevas sendas al anochecer para que no se difumine nunca su causa y su JUSTICIA.