Hogar de Colmenar Viejo


EN TORNO A LA MESA, EN UN DÍA DE FIESTA, O EN UN DÍA CUALQUIERA… EL MOMENTO ES OPORTUNO PARA SEGUIR FRAGUANDO LA FRATERNIDAD. SENTIR QUE ESTAMOS REMANDO EN LA MISMA DIRECCIÓN:
CONSTRUIR EL HOGAR CADA DÍA,
REPARAR AHÍ DÓNDE AÚN ASOMAN ANTIGÜAS HERIDAS. ALENTAR LA LUCHA Y LA ESPERANZA
COMO ESA HOGUERA ALIMENTADA DE GESTOS SILENCIOSOS: UNA MANO ABIERTA AL CAMINANTE
QUE NOS DESPEJA LOS HORIZONTES. ¡QUE NOS HACE SOÑAR!

EL SUELO QUE PISAN ES SUYO.
AQUÍ HABITARÉ.
AQUÍ ME GUSTA ESTAR.
ES MI HOGAR

ESTAR DISPONIBLE
SIEMPRE ES POSIBLE AYUDAR A ALGUIEN

SE COMPARTEN LAS TAREAS: VER CRECER LOS ARBOLES EN EL JARDIN,
O TENER LOS UTENSILIOS A PUNTO CUANDO SE NECESITAN

Y DE ESAS MANOS (ALGUNAS TANTO TIEMPO ADORMECIDAS)…
DE ESAS MANOS, CON UN POCO DE DEDICACIÓN Y TERNURA, BROTAN AUTENTICAS OBRAS DE ARTE.
DE VALOR INCALCULABLE.